Cuando un usuario de Radar Covid recibe la confirmación de su positivo, las autoridades de su comunidad autónoma deben darle un código. Si decide introducirlo en la app, su móvil mandará a un servidor las claves que ha compartido en los últimos días al estar cerca de otros usuarios. Esas claves son las que permitirán al resto de usuarios comprobar si han estado cerca del nuevo positivo. Así, solo hay un momento en que los usuarios suben claves al servidor de Radar Covid: cuando son positivos. Aunque ese tráfico esté cifrado y el contenido de la comunicación sea anónimo, si hay subida al servidor implica que el usuario es positivo. Quien tenga acceso al tráfico, por tanto, sabe quién lo es.