Este año, el IOCTA 2020 recoge las principales amenazas relacionadas con el cibercrimen, así como las tendencias observadas a lo largo de este año. En esta edición, se refleja un importante impacto de la pandemia COVID-19 en el cibercrimen. Durante esta crisis, los criminales en internet han introducido cambios y, en cierta medida, han innovado su modus operandis de los cibercriminales, que se ha adaptado a las circunstancias para explotar la situación con nuevos vectores de ataques, afectando especialmente a grupos de víctimas más vulnerables como los menores: un sector que ha estado más expuestos a los peligros de la red, debido al uso intensivo de internet y de las redes sociales durante el confinamiento.

LEER MAS: Cuadernos de Seguridad